Reseña de Antonio Marín Albalate en "El Coloquio de los perros

Encabezado 2

JOSÉ SILES. LA ESTRUCTURA DEL AIRE Y OTROS POEMAS INVERTEBRADOS (Verbum, Madrid, 2019)

por ANTONIO MARÍN ALBALATE

     

Aunque ya se sabe, no es malo hacer memoria de cuanto ha dejado escrito nuestro invitado. Recordemos en narrativa: Resaca estigia, La última noche de Erik Bicarbonato, El hermeneuta insepulto, El latigazo, La delirante travesía del soldador borracho, La utopía reptante, La Venus de Donegal, Kartápolis… Y en poesía: Protocolo del hastío, El sentido del navegante, La sal del tiempo, Los tripulantes del Líricus y este La estructura del aire y otros poemas invertebrados del que Francisco Herrera Rodríguez, autor del brillante prólogo, viene a decirnos acerca de él y su autor, al que nombra Persiles, que: Persiles vino al mundo en un puerto fenicio. El salitre del mediterráneo oreaba el año 1957 y aún se guardaban en las cómodas las cartillas de racionamiento por si acaso las costuras del hambre reventaban en otro hoguerón de revanchas insaciables. El niño con las rodillas desolladas daba patadas inmisericordes a las latas que arrastraba el levante, metiendo goles soñados e imposibles. Persiles bajaba a la calle con la peseta materna y la toalla en la mano para comprar el hielo, ese hielo duro y blanco que roto a trozos conservaba como podía los alimentos en neveras amarillentas y de bisagras oxidadas. En los días de amígdalas y fiebre sacaba la caja de cartón de los tebeos, siempre los mismos, pero en cada postración sin colegio parecía que contenían historias nunca leídas. Luego se pobló la casa con los ruidos y luces de un artefacto con carta de ajuste que solo entendía ese hombre sabio que siempre venía por las tardes a orientar las veletas de las azoteas, a lo justo para escuchar los tiros virginianos y ver las colisiones submarinas. Pero la calle tiraba del niño Persiles, solitario, buscador temprano de muelles, de barcos y de marineros de miradas tristes y anises peleones en el aliento. Luego de vuelta a casa el niño miraba las estrellas detrás de los visillos y escuchaba las voces de los vecinos que codificaban su destino entre los cacharros de las cocinas y las luces de los patios. Así nació el poeta Persiles, en una Kartápolis de piteras ardientes, luces doradas, iglesias ultramarinas, edificios oficiales de navegantes y barcos de toda índole, algunos con no muy buenas intenciones [...] Persiles añora la vida y añora el bálsamo de la muerte, amarrado al último noray, con alma de cardiópata, escucha de pronto que alguien que está en la platea, entre el público, escuchando sus versos, le pregunta: Persiles. ¿es usted un poeta posnovísimo? Y él con el sombrero ligeramente ladeado, la barba rala y cana, la pose tímida y romántica, con el alma de los poetas malditos y mitómanos, responde airado: ¡Qué sé yo, señora, pregúnteselo usted a Luis Antonio de Villena! Solo sé que mañana será otro día y tampoco de eso estoy muy seguro.


      Persiles, por Siles y por vosotros, digo yo que a este libro, mortal y tricolor en su portada, se entra por la orilla del aire, «suspirando despedidas», para hablar de la vida de la muerte y de que el aire «carece de sentido del humor / aunque provoque situaciones grotescas / y a veces dantescas», aunque no así Eolo, su hijo díscolo que «disfruta especialmente / levantándoles las faldas acampanadas a las hetairas atenienses»… Faldas acampanadas, pantalones de campana, año 73, Albert Hammond cantando aquello de nunca llueve al sur de California y Pepe Siles, el poeta, escribiéndolo 46 años después. Pepe el de la Resaca estigia, cuando los años dorados de El Arlequín en aquella Kartápolis ochentera, que recupera en un poema así llamado, ‘Resaca estigia’, para espetarnos: «He aquí / la apacible miseria del olvido / que provoca el desvarío reposado»… Pepe dedicándole a Encarni (su mujer) el poema porvenir «donde todo el pasado es… y fue / porvenir»; y dedicándome a mí, honor inmerecido, su allegro non molto de especies y especias impostadas «sin pastos para alimentar el adiós / sin memoria para saborear la canela / sin ruidos para cantarle al comino». Pepe hablándonos de «labios lentos, locos y liberales / menores, mayores, medio pensionistas», mientras piensa que mañana será otro día para comprar «kilo y cuarto de tinieblas sin grasa». Pepe acordándose del principio y fin de un sueño de verano, mientras suena Georgie Dann, y acordándose también de una puta portuaria, honoris causa en cosas de la vida, mientras suena ahora, quizá cantando «una ladilla tengo en el alma», nuestro albántico Aute. Pepe el de la divina tristeza de blues lunar y azul trotskista.
      En este poemario habitan personajes amargos como El Malaire, «estibador jubilado del puerto», y habita la filosofía de quien sabe que «un marinero de noche y sin bares en el horizonte / acaba sediento y desorientado como un náufrago» que habita la nada, «la nada, siempre la nada», para que el poeta alabe «el valor / inútil de los fracasados». Personajes de cine o de canción como Pericles “el perfumao” (‘Rey del pachuli’) que bien hubiera podido firmar otro rey, el del rocanrol más chuli y cheli, Ramón Ramoncín. Personajes entrañables como la proverbial Charito camino de su baño nocturno, «allá en sus bloques de San Pedro».
Este libro también está atravesado por el aire de pérdidas como la de Enrique Cerdán Tato, «el domador de cobras, un veterano en el arte de hacerlas bailar»; Alfonso Lorente, llorado amigo, en el poema que da título a este libro, «continente / que acoge el polvo dorado y / que, zarandeándolo siglo tras siglo, lo transforma en polvareda»; Bartolomé Nieto “Tolo”, otro más que lamentar (¡demasiados ya!), quien (estoy seguro) habría disfrutado con el poema que le dedica, desde su altura de acólito del aire: «cuando la humanidad entera disfrute / tomando pastillas de alfalfa […] cuando los sectarios abandonen sus dogmas / adoptando la flexibilidad del junco / cuando haya una pertinaz sequía de guerras / pacificando un mundo cada vez más sediento de concordia / Entonces y sólo entonces / habrá llegado el momento final / y todos mirarán al cielo / y verán un firmamento azul jaspeado / que nadie jamás había divisado anteriormente / La gloria, esa gran ignorada /por una muchedumbre que no sabía mirar a lo alto».
Atrave(r)sado, cómo no, por su in memoriam a los tripulantes del Líricus «un desvencijado navío hundido la noche más tempestuosa en Cabo de Hornos», «ron, ron, ron, la botella de ron». Y su recuerdo al irrepetible Javier Krahe, desde el poema no todo va a ser respirar: «de vez en cuando para hacerse una idea del gozo / y antes de expirar / hay que follar». Follar, sí, follar todo lo que se pueda antes de que llegue la suerodependencia y alguien nos «conmine a la sumisión / de la mansedumbre… de los que han llegado a su destino / la sumisión… de los derrotados tras mucha gresca».
       De este libro, mortal y tricolor, se sale sin hueso alguno, invertebrado y converso por el aire. De este libro se sale por la puerta del universo que lo habita (no hay otra), herido de belleza entre odas y adioses con la amarilla metralla de sus versos, misiles de largo alcance, de este poeta airoso llamado Pepe Siles el de la barba a babor.​

Oh, mío Pepe, el de la barba a babor
como Pablo Guerrero quiso cantar
para que lo cante yo.
 
Navegante vosotros,
diciéndolo sigo:
soy un polizón.

https://elcoloquiodelosperros.weebly.com/la-biblioteca-de-alonso-quijano/la-estructura-del-aire-y-otros-poemas-invertebrados#

Encabezado 6

Nuevo poemario: (2019). "La estruc-tura del aire" Madrid: Verbum

Encabezado 6
Encabezado 6

Reseña de Francisco J. Díez de Revenga en "La Opinión"

BREVE RESEÑA

EN "lA vERDAD"

DE aNTONIO pARRA

Poemas publicados en la revista "Arquitrave"

 

 

 

 

 

BAQUIANA – Año XVII / Nº 97 – 98 / Enero – Junio 2016 (Poesía VI)

____________________________________________________________________________________________________________________________

DESPEDIDA DESDE EL ROMPEOLAS

Desde el rompeolas del faro

de la Curra

saludan las mujeres y los viejos,

salpicados por un bullicio de inquieta

prole,

el paso del Líricus

en su lento navegar hacia

los puertos más lejanos,

aquellos cuyas luminarias

orientan a los marinos allá

… donde las antípodas.

A BORDO DEL LÍRICUS

A bordo del Líricus

has hecho visibles tus sentimientos

a tu tripulación…,

en todos los idiomas.

A bordo del Líricus

has arribado a tantos puertos

como culturas dicen los filisteos

que, a pesar del deslizamiento ingrávido de los tiempos,

siguen poblando la tierra.

A bordo del Líricus

has escrito poemas atiborrados

de pescuezo y alcohol de puta portuaria,

ese gremio de diosas encalladas

en los adoquines más afligidos

del muelle,

y de las que bebiste

el licor de salitre añejo.

A bordo del Líricus

has desnudado tal cúmulo de recuerdos,

has arribado a tantos puertos,

has escrito poemas tan atiborrados

de sentimientos, puertos y arias;

que ningún hermeneuta de la academia

osa urdir etiquetas

en las que encasillar la ira

que te inspira,

la clasificación de tu existencia navegante.

La ordenación de tus cuitas,

dada la múltiple pleura de sus aires

extracontinentales,

transmarinos,

interoceánicos y…,

sobre todo múltiples;

les causa un pavor antiguo para el que

no hay antídoto.

Mientras, siempre mientras,

tus dudas,

a bordo del Líricus,

se ahogan en mil mares

orinados por un ejército indisciplinado

de héroes incontinentes.

 

TURBACIÓN ILEGÍTIMA

Como escuece la pena

cuando es tan desordenada

y surge sin lema,

súbita, sin avisar,

sin forma,

sin color,

tan inacabada,

que se confunde,

se esparce

… y nos turba.

 

TODO

Todo siguió igual,

Todo quedó bajo los escombros,

Todo se apartó del tiempo,

Todo se hizo carne después del verbo,

Todo…

Bajo la gran sepultura colectiva.

 

Todo quedó abandonado,

Todo se acostumbró a la nada,

Todo se fue pudriendo,

Todo alcanzó el contraste mate del hueso,

Todo…

Tras la huida de la última brisa.

 

Todo se fue olvidando,

Todo lo que disfrutaron los sepultados,

Todo el anhelo respirado,

Todo el álbum de fotos sin caras,

Todo…

Sin más recuerdo que un adiós marchito.

 

Todo se desconectó,

Todo recibo fue devuelto,

Todo domicilio deshabitado,

Todo visitante despedido,

Todo…

Hasta la noche de los tiempos.

 

Todo vuelve para perderse,

Todo siempre todo,

Todo llegando al final de todo,

Todo en un acabarse sin fin,

Todo…

Después del último acto.

 

Bajo la gran sepultura de todo,

Tras la huida de todo,

Sin más recuerdo de todo,

Hasta la noche de todo,

Después del último todo.

 

ANTES DEL OLVIDO

Antes de recordar cómo cosían las criadas

en los callejones mostrando sus delantales.

Antes de que alumbrara el sol todos los amaneceres

y se transformara en juez de la noche y el día,

antes del mismísimo parto original

que multiplicó los seres, los panes y los peces.

Antes de vestirme con sus palabras

para desnudarla con mi voz,

llegó por fin el olvido

…de todo lo de antes.

 

CICATRICES DE HUMO

Olas de fuego

trepando por el muslo

más terso del universo,

y cicatrices de humo

apareciéndose en la noche

de un sueño

…difícil de interpretar

subiendo, subiendo y subiendo

cada vez más alto,

cicatrices de humo

soñadas,

hijas de olas de fuego

soñadas,

cicatrices de humo

subiendo fugaces

soñadas,

ascendiendo sin techo,

ascendiendo sin más nada,

ascendiendo sin muslo.

Cicatrices de humo

…soñadas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Poemas publicados en la revista estadounidense "Baquiana"

Presentación de Kartápolis en Marbella

Presentación de Kartápolis en Almería 2 de marzo 2018

Firmando en el Libro de Honor del Ateneo de Cádiz poco antes de la presentaciónd e Kartápolis
Firmando en el libro de Honor del Ateneo de Cádiz
Presentación en el Ateneo de Cádiz 7 de marzo de 2018)
Leer "Match Point en Kartápolis", reseña de Kartápolis por Francisco Herrera en: 
http://dx.doi.org/10.14198/cuid.2017.49.23 | http://hdl.handle.net/10045/72943

Ver reseñas y poemas de Los Tripulantes del Líricus recitados por Ramoncín en este enlace.

http://culturacuidados.wix.com/copy-of-jose-siles#!quienes-somos1/cwdy

José Siles acaba de publicar en ediciones Devenir

(colección de poesía dirigida por Juan Pastor) su nuevo poemario titulado: "Los Tripulantes del Líricus" Madrid, 2014; que ha sido magistralmente prologado por el prestigioso poeta Antonio Marín Albalate.

 

 

CURRÍCULUM TRIPULANTE

En el currículum

vitae

de los tripulantes del Líricus,

solo un asunto no exclusivamente

profesional

cobraba gran trascendencia:

su desafección por toda suerte

de pensamiento orgánico.

Todos los que, finalmente

lograron enrolarse,

aquellos escogidos

para tripular el Líricus,

a lo largo y ancho de la entrevista

preliminar,

mostraron ardientemente

su adhesión incondicional al

Jacks Daniels

y su apasionado amor,

casi hasta el estremecimiento,

por la divagación sobre asuntos

imprevisibles e inútiles:

el arte sin ortopedia y desnudo

de canon

y, por supuesto,

la fornicación salvaje,

espasmódica,

a pelo.

Fornida y agreste tripulación

…sin duda.

 

Reseña de "Los Tripulantes del Líricus en diario La opinión de Murcia
(En: http://libros.laopiniondemurcia.es/2015/03/02/la-existencia-es-un-navio
Reseña de "Los Tripulantes del Líricus" en Revista "La GallaCiencia" 13 de enero de 2015.En:  http://www.lagallaciencia.com/2015/01/los-tripulantes-del-liricus-de-jose.html

José Siles, no me cabe la menor duda, es un alquimista que con la palabra recrea la vida; es un creador, esto ya lo sabíamos por otras novelas suyas y por su poesía. No siempre el poeta es capaz de contar historias, ni falta que le hace porque un solo verso puede justificar la vida de un escritor, pero en este caso la narrativa del cartagenero está dotada de un lirismo ácido, combativo y expresionista, pero siempre benevolente con las grandezas y miserias del ser humano. Todo ello se puede comprobar con los Todo ello se puede comprobar con los personajes de su última novela: Michel Mechones, Lázara, Greta, Filuca, Niágara, el inspector Balines o incluso el doctor Duradero, cuyos problemas físicos condicionan su comportamiento en una circunstancia determinada: “El miembro no numerario, el Dr. Duradero,se levantó para ir al servicio, como todo prostáticonovato le resultaba apremiante cualquiersíntoma de presión vesical y esta circunstanciaanulaba la mayor parte de su capacidad y atenciónmonopolizando su intelecto en pos del embargomiccional,…”. Este es uno de los talentos de Siles como narrador, su capacidad de crear personajes esperpénticospero creíbles, la realidad supera a la ficción y el autor lo sabe. Que interesante sería que Alex de la Iglesia se topara con esta novela e intentase matrimoniar, como buen alquimista que también es, literatura y cine. Siles, en cambio, juega con la génesis del libro de forma irreverentemente respetuosa. Genial lo de la prima segunda y todo el universo y los personajes de la pensión. Una vez más al leerun libro de Siles me ha venido a la mente don Ramón María del Valle Inclán, pero también en algunos pasajes el tremendismo de páginas de Cela y esa mirada ácida y humana de Luis Martín Santos. Admirable también el sentidodel humor que despliega en situaciones dramáticas y trágicas, uno se ríe y se compadece a la vez del inspector Balines, con el que entran ganas de tomarse unas copas para consolarlo cuando está en el epicentro de la investigación.¿Un Quijote anterior al Quijote? ¿Peter Perol? ¿Mamerto Perigollez Farigas? ¿Operación 333? ¿Remilgados mandarines replicantes? ¿Humphrey Bogart y Pierre Vilar? ¿La Abadía de Donegal?Y luego está esa crítica descarnada de los vicios del mundo académico, de la pedantería y de las mentiras académicas con sus falsos magisterios y promociones, en este sentido el cartagenero creo que actualiza en el ámbito hispánico las sátiras del escritor británico Tom Sharpe. Al leer a Siles me he acordado tambiénde Fernando Pessoa cuando éste habla de lo postizo en la vida. Mucho postizo en la vida y mucho postizo en el mundo académico (…). Hay que inventarse pasiones para ejercitarse decía el francés; sigue,Siles, por favor, inventándote pasiones en forma de novela o de poesía, así te ejercitas tú y nos hace a los demás la vida menos postiza de lo que es. Cultura de los Cuidados. 

“La venus de Donegal, la estupenda novela deJosé Siles que narra las vicisitudes de un joven investigadorliterario en un más que turbulento ámbitouniversitario, y que recientemente acabamos depublicar en Ediciones Libertarias, tuvo una excelenteacogida por el público que se acercó hasta nuestrostand de la pasada edición de la Feria del Libro deMadrid. Tuvimos la gran suerte, además, de podercontar con la presencia del autor, que durante unade las jornadas de la Feria estuvo con nosotrosfirmando ejemplares de su obra”.

Carmelo Martínez(Director de Ediciones Libertarias/Prodhufi).

 

El humor ante la existencia

 

Diario Informacion/ ARTE Y LETRAS/2012/08/30

 

El escritor José Siles vuelve a la narrativa con una hilarante y mordaz crítica al mundo de la docencia y la investigación

 01:58   

 

 

 

POR JOAQUÍN QUÍLEZ FORTEZA El regreso narrativo de José Siles se ha hecho esperar. Después de El latigazo, publicada por Huerga y Fierro en 1997, el lector no había tenido ocasión de acercarse a la obra siempre singular de este cartagenero afincado en Alicante. Durante este tiempo el escritor se ha dedicado, en el plano creativo, a dar cuerpo a una producción poética concretada en tres libros, y no ha sido hasta La venus de Donegal cuando su autor se ha adentrado de nuevo en la prosa. Esta novela mantiene la señas de identidad que su autor ya había mostrado en sus anteriores novelas y cuentos. 
Entre estas señas destaca acerado y peculiar sentido del humor, en su más amplia e inteligente acepción, aspecto que es rara avis en la narrativa española de los últimos tiempos. Y el ejercicio de ese sentido del humor que, en última instancia, es un posicionamiento ante la existencia, responde a características propias: una vinculación clara al esperpento, a la deformación de la realidad para, de este modo, acceder a un plano de la realidad nuevo pero no por ello menos incisivo. 
Los personajes que construye José Siles, de nombres peregrinos, especiales, se mueven en esferas de comportamientos excesivos, de motivaciones poco convencionales. La trama, en este caso, se ocupa de un ámbito bien conocido para el autor, de la docencia y la investigación, que son objeto de una crítica mordaz, donde no queda títere, o catedrático, con cabeza. Tomando como eje argumental el Quijote y sus autorías posibles, el autor hilvana una serie de situaciones a cada cual más pantagruélica, hilarante, pero, al tiempo, dura, lacerante, de una vigencia notable.
La escritura, con una cierto deje barroco, de expresiones ricas y donde el lenguaje es un elemento fundamental, invita al lector a dejarse llevar por unas peripecias poco comunes. El lector tiene que darle un voto de confianza a la historia y entrar en su juego, estableciendo un pacto donde lo inverosímil deja de serlo, donde detrás de una serie de situaciones excesivas se esconden ideas sobre la vida, sobre la creación, sobre determinados status quos, sobre la endogamia en muchos territorios, sobre muchas cuestiones que el lector puede descifrar entre sus líneas. Estamos, por tanto, una novela que merece leerse, divertida y con poso.

Fuente: 

http://www.diarioinformacion.com/arte-letras/2012/08/30/humor-existencia/1289212.html

Cultura de los Cuidados. Francisco Herrera Rodríguez. Universidad de Cádiz. 

FOLLOW ME

  • Wix Facebook page
  • Twitter Classic
  • c-youtube
  • Google+ Social Icon